Inteligencia emocional en época de coronavirus

Todos experimentamos emociones, estas tienen como finalidad que nuestro organismo se oriente a su supervivencia y bienestar. Lo que hacemos y aprendemos en relación a las emociones y los sentimientos que de ellas derivan, está moldeado por la cultura: si hemos aprendido de nuestros padres o de nuestros maestros, que los sentimientos y emociones no deben manifestarse ni expresarse, nos sentimos vulnerables ante ellos y no sabemos manejarlos cuando surgen en nuestro interior.

Los sentimientos no son ni buenos ni malos, lo que sí hacen es producir energía positiva o negativa por lo cual hay que saberlos canalizar. Los sentimientos y emociones no reconocidos, expresados y aceptados hacen que su efecto doloroso se prolongue, produciendo agresión, represión y depresión, las cuales nos drenan energía para disfrutar la vida y conectarnos amorosamente con los demás.

Las emociones tienen todo un lenguaje propio que hay que escuchar, ya que resumen lo que hemos vivido, tanto grato como doloroso. Reflejan nuestra historia, nuestras preocupaciones y nuestros anhelos y temores futuros. Confiar únicamente en el intelecto es una estrategia limitada y a veces inhumana de aprender y vivir.

La Inteligencia Emocional es la capacidad de reconocer los propios sentimientos y emociones, entenderlos y manejarlos adecuadamente para interactuar con uno mismo y con el entorno. A su vez, la Inteligencia Emocional incluye la competencia de poder percibir en los demás la existencia de su propio mundo emocional, es decir, de reconocerlo sin que eso signifique asumirlo e interpretarlo, sino estar abiertos a escucharlo, entenderlo y posicionarnos respecto a él.

La Inteligencia Emocional implica un conjunto de conocimientos, habilidades y capacidades intrapersonales, es decir de yo conmigo mismo, e interpersonales, es decir, de yo con los demás. Citemos brevemente: 

Habilidades intrapersonales

 

  • Autoconocimiento. Es la capacidad de saber qué ocurre en nuestro interior y reflexionar sobre ello.
  • Autocontrol. Consiste en regular nuestros impulsos y acciones, autogestionar lo que sentimos, tolerar la frustración, posponer la gratificación y responder oportunamente a los eventos que nos acontecen.
  • Automotivación. Incluye nuestra pasión por la vida. Esta pasión que deriva de saber lo que es bueno, bello, correcto, interesante y valioso para nosotros.

 

Habilidades Interpersonales

La comunicación auténtica

Empatía. Nos permite reconocer al otro con su propio mundo de emociones, valores y necesidades; entenderlo y respetarlo.

Nos facilita legitimizar y actuar con base en nuestros propios intereses o necesidades.

Habilidades sociales

Existen otras competencias importantes para construir relaciones sociales con quienes nos rodean, entre ellas el positivismo, el cuidado personal, el don de palabras, la responsabilidad por la propia vida.